domingo, 9 de mayo de 2010

Aléjate de mi montículo y cierra la boca, A-Rod



Con ‘un puñado de victorias’ en Grandes Ligas, Dallas Braden, un pitcher desconocido, utilizó sus ’15 minutos de fama’ para castigar a un pelotero con largo historial de faltas de respeto al juego y sus oponentes, Alex Rodríguez. Lo calificaron de payaso, de estar equivocado, dijeron que estaba ‘poco calificado’ para criticar a Rodríguez. Para sus detractores, una mala noticia: Braden acaba de lanzar un juego perfecto

Juan Carlos Plata

El 22 de abril de 2010, los New York Yankees visitaron a los Oakland Athletics en el Oakland Coliseum. El resultado final fue una victoria para los locales 4 carreras a 2. Pero ese sólo fue el marco de la verdadera historia.

En la sexta entrada, Alex Rodríguez conectó un sencillo ante los lanzamientos del hasta entonces desconocido pitcher Dallas Braden; inmediatamente después, con Robinson Cano al bate y con cuenta de una bola sin strikes, los Yankees mandaron una jugada de hit and run. Cano terminó bateado un foul, al determinarse que la bola estaba muerta, Rodríguez estaba parado en la tercera base.

De regreso a la primera base, A-Rod tomó el camino más corto y pasó trotando por encima del montículo. Braden lo tomó como un insulto, una violación a una de las reglas no escritas del beisbol.

Y lo fue.

Con el siguiente lanzamiento, Cano bateó una rola que se convirtió en un doble play y el inning terminó. En la conferencia de prensa al terminar el juego, Braden, de acuerdo con la nota de Jane Lee, de MLB.com, sostuvo:

“Después del doble play, él se me quedó viendo y me hizo una seña como diciendo: ¿Qué dices? Yo me aseguré de que me entendiera”.

Llamado a comparecer ante los medios, Rodríguez detalló lo que le había dicho Braden.

“Me dijo que me mantuviera alejado del montículo”.

Pero la cosa estaba lejos de terminar. Braden arremetió contra el tercera base de los Yankees.

“Él debería tomar nota de cómo se comporta su capitán (Derek Jeter) y darse cuenta de que no se cruza corriendo el montículo entre innings o durante el juego. Me contraria que siendo él una gran estrella se le escapen esos detalles”.

Por su parte, Rodríguez también fue más allá:

“Me tomó por sorpresa. Nunca había escuchado algo así, y menos de un tipo que apenas tiene un puñado de victorias en Ligas Mayores. Ni siquiera me había dado cuenta de que me estaba hablando a mí. Nunca oí algo así en mi carrera. No sé, pienso que fue algo divertido, en serio”.

Sigue la nota de Jane Lee:

“Branden, que se la pasó batallando contra una molestia médica durante sus seis innings de trabajo, no encontró nada cómico el asunto. Luego de recibir una inyección el pitcher se mantuvo firme en sus creencias y dijo que lamentaba que incidente no hubiera terminado con una disculpa.

“‘El muchacho sólo está retrasando su disculpa, es una lástima. Le tengo mucho respeto por lo que ha hecho en el juego, admiro la clase de talento que tiene, pero es desconcertante ver la otra parte de las cosas’.

“‘Es una cuestión de etiqueta’, continuó Braden. Él juega para una organización de mucha clase, la mejor del negocio. Sólo estaba tratando de hacerle ver que yo todavía estaba ahí afuera, tenía la pelota en la mano y que es mi montículo. Si él quiere correr por encima del montículo, díganle que se vaya a dar de vueltas al bullpen’

“‘Yo no voy a correr alrededor de la tercera base’, dijo. “‘No escupo ahí, me mantengo alejado. Él corrió por encima del montículo del pitcher, pisó mi placa. No señor, ni siquiera volando pases por encima de mi montículo’”.

En su artículo, The Dallas Braden/Alex Rodriguez feud continues, publicado en el sitio de internet Bleacher Report el 9 de mayor, Hunter McDowell ahonda en el caso:

“Hay que darle crédito al pitcher Dallas Braden, con sus diecisiete victorias en Ligas Mayores, por enfrentarse a Alex Rodríguez y los New York Yankees.

“Antes del juego de 22 de abril entre los Yankees y los Athletics, sólo algunas pocas personas fuera de Oakland habían oído hablar de Braden y sólo unas pocas personas, que seguramente viven bajo las rocas, no habían escuchado hablar de A-Rod.

“El salario de Braden es de 420 mil dólares, tal vez un poco más de lo que A-Rod gastó en sus inyecciones de esteroides de hace unos años. La mayoría de ustedes se sabe la historia de Rodríguez y su salario de 33 millones de dólares al año, sus 12 selecciones al Juego de Estrellas, los tres premios MVP, sus
585 jonrones de por vida, el campeonato de 2009, etcétera.

“Luego del incidente, Braden alertó que podría haber ‘repercusiones’ durante el siguiente encuentro entre los Yankees y los Athletics, el 5 de julio.

“Los medios de beisbol disfrutaron el sonido de las mordidas por unos días, pero la mayoría de las historias referentes al altercado, elegaban que los Athletics y Braden no tenían la estatura para reclamar algo así a los Yankees y Rodríguez.

“Incapaz de controlarse a sí mismo hasta los fuegos artificiales del 4 de julio, Braden volvió a la carga esta semana con su desencanto por Rodríguez”.

Braden reaccionó ante una pregunta de un reportero de la cadena CSN Bay Area. El periodista preguntó si había posibilidades de que el altercado llegara a los golpes en el futuro.

“Hay cosas que son inevitables”, dijo el pitcher.

Y siguió:

“Él es un jugador individualista. Él juega por el nombre que está en la parte de atrás del jersey, no por el que está en el frente. No sé si lo ha notado, pero su equipo no tiene nombres en la espalda, se juega por el nombre que está en la parte delantera del jersey.



(Braden realiza su rutina de calentamiento antes de su apertura
del 9 de mayo de 2010 que terminaría en un juego prefecto)


Ese mismo día, entrevistado en Boston, donde los Yankees jugaban una serie de tres partidos contra los Red Sox, Rodríguez dijo sobre el asunto:

“Realmente no quiero extender más sus 15 minutos de fama. Es tentador sentarme aquí y forcejear verbalmente a través de los medios otros tres meses, pero no lo voy a hacer”.

De nuevo el artículo de Hunter McDowell:

“Como buenos compañeros, otros Yankees salieron en defensa de Rodríguez.

“‘Es un payaso’, dijo CC Sabathia sobre Braden. ‘Necesita calmarse, seguramente está estresado’.

“‘No sé por qué él sigue con ese asunto’, dijo Derek Jeter. ‘Pregúntele a él, porque yo no tengo idea de por qué vuelve a hablar del asunto otra vez’.

“‘Braden está equivocado y Alex está en lo correcto. Mientras más habla, se pone más en ridículo’”, dijo Brian Cashman, el gerente general de los Yankees.

“‘En la mayoría de las circunstancias es entendible que un gerente general defienda a sus jugadores, pero que Cashman diga que Alex está en los correcto, es una declaración mal informada”.

No es la primera vez que Alex Rodríguez le falta al respeto al beisbol o viola una regla, escrita o no escrita, de la etiqueta del juego.

Durante el sexto juego de la mítica Serie de Campeonato de la Liga Americana de 2004 entre los Boston Red Sox y los Yankees (en la que Boston se convirtió en el primer equipo de la historia en regresar de una desventaja de tres juegos para ganar la serie y que resultó ser la antesala del entierro del Maldición del Bambino), con los Red Sox arriba 4 carreras a 2 y Jeter en primera base, Rodríguez bateó una rola por primera, el pitcher Bronson Arroyo tomó la pelota, cortó el camino de A-Rod y al intentar tocarlo con el guante, el tercera base de los Yankees golpeó intencionalmente con la mano el guante de Arroyo y la bola terminó en el jardín derecho.

Jeter anotó y Rodríguez se instaló en la segunda base, parecía que los Yankees podrían darle la vuelta al juego y eliminar a Boston. Sin embargo los umpires declararon out a Rodríguez por interferencia y regresaron a Jeter a primera. La amenaza se terminó y la historia es por todos conocida.

Tiempo después, en mayo de 2007, jugando en Toronto, Rodríguez corría de segunda hacia tercera mientras el tercera base de los Blue Jays, Howie Clark, trataba de fildear un elevado de rutina. Al pasar junto al fildeador, Rodríguez gritó: “Mine” (mía) y el jugador se retiró pensando que el grito provenía de un compañero suyo en mejor posición. La pelota cayó, se marcó sencillo y Rodríguez ocupó la tercera base. Esta vez, los umpires lo dejaron salirse con la suya.

Y por si todo esto no fuera suficiente, en febrero de 2009, Rodríguez finalmente admitió haber consumido Drogas para Mejorar el Rendimiento mientras jugaba para los Texas Rangers.

Lo sentimos señor Cashman, Alex no está en lo correcto.

La conclusión de McDowell es también digna de reproducción:

“Denle a Braden el crédito por decir finalmente lo que muchos fans y jugadores quisieron decir por muchos años. Él aprovechó sus ‘15 minutos de fama’ para fustigar a alguien que ha demostrado poco respeto por los rivales y por el juego de beisbol”.

Suponiendo que Dallas Braden no fuera lo suficientemente calificado para criticar la actitud de Alex Rodríguez. Jerry Craskick, en su columna de ESPN.com The startig nine del 5 de mayo pasado, publica la opinión de Bert Blyleven (ganador de 287 juegos en Ligas Mayores, con 60 blanquedas y 3 mil 701 ponches), un futuro ocupante del Salón de la Fama que tiene mucho más de ‘un puñado de victorias’ y que no necesita ‘15 minutos de fama’:

“No está bien lo que hizo A-Rod. Pudo rodear el montículo. Tienes que respetar el juego y tus oponentes.

“Vi la arrogancia que mostró durante la entrevista que dio al finalizar el partido. Pudo haber dicho ‘Hey, lo siento, no me di cuenta’. Pero en lugar de eso prefirió hacer un circo de todo esto. Braden tiene todo el derecho de estar molesto. A-Rod corrió por sobre el montículo y es muy bueno para decir mentiras. Dijo: ‘No recuerdo haber hecho eso’.

“No hay que sorprenderse si Braden lanza bolas altas la próxima vez que enfrente a Rodríguez y a los Yankees, y en la situación correcta podría lanzarle pegado o hacerlo mover los pies un poco, incluso golpearlo. La parte triste de todo esto es que, con el juego como es hoy, Braden recibiría un castigo por eso, ya no es lo mismo que en los 70. Es difícil hacer valer la regla del ‘ojo por ojo’ ahora”.

Otra noticia para los detractores de Braden: El domingo 9 de mayo enfrentó a los Tampa Bay Rays (a la fecha, el equipo con mejor récord de las mayores) en el Oakland Colliseum y retiró consecutivamente a los 27 rivales que enfrentó, para agenciarse el juego perfecto número 19 de la historia de las Grandes Ligas.

Entrevistado antes de su juego dominical contra los Boston Red Sox, Alex Rodríguez, luego de conocer la noticia del juego perfecto, fue más conciliador, de acuerdo a la nota del New York Times:

“He aprendido en mi carrera que siempre es mejor ser recordado por algunas de las buenas cosas que haces en el campo, que bueno por él. Lanzó un juego perfecto. Y aun mejor, lo hizo frente a los Rays, el mejor equipo hoy en día”.

Por su parte, Braden luego del juego dijo:

“Es, sin duda, un premio al esfuerzo de todo el equipo, tienes detrás de ti a ocho hombres que cazan las pelotas por ti. Entonces el juego perfecto es nuestro, no sólo mío, es nuestro”.

Lamentablemente para Rodríguez, Braden acaba de ganarse mucho más que 15 minutos de fama. Dallas Braden desde el 9 de mayo de 2010 tiene su nombre en los libros de récords, Rodríguez y sus 33 millones de dólares al año tienen que esperar unos cuantos años más. Mientras tanto, Mr. A-Rod, aléjese del montículo y cierre la boca.

3 comentarios:

oNoFR3 dijo...

Nunca, en mis por lo menos 23 años de aficionado al beisbol, algo me ha causado tanto repudio como A-Drug. Su hipocresía, su majadería, su vulgaridad. Que se niegue a jugar con su país y luego quiera hacerlo con EUA. Me importa un carajo si rompe el récord de Bonds: también usó drogas.

Honor a Dallas Braden. Uno de 19 en toda la historia. Un chamaco sin 15 minutos de fama pero con su nombre en la historia del beisbol y que entiende que el beisbol no es cosa de animales.

Juan Carlos Plata dijo...

El punto es, creo yo, que los números individuales no son un factor para ganarse el respeto de los demás. Rodríguez muy probablemente llegará a ser el humano con más jonrones en la historia (15 minutos después Albert Pujols romperá su récord), pero seguirá siendo un idiota.
(Una bonita muestra de ello: Cuando Mark McGwire rompió el récord de Maris de más jonrones en una temporada, todos los Chicago Cubs lo saludaron al pasar por las bases; cuando Bonds -que toda la vida fue un idiota, rompió el récord de Aaron, nadie siquiera se le acercó; cuestión de respeto).
Braden, por su parte, tendrá una discreta carrera en Grandes Ligas, se retirará y se irá a vivir a los suburbios, con un juego perfecto y con el respeto de peloteros y aficionados.

Raico Gonzalez dijo...

Juan Carlos Plata. primero que todo felicitarlo por este excelente blog. siempre había querido saludarlo a usted. el primero articulo que me lei de usted fue "el regreso mas grandioso en la historia del béisbol" Casualmente yo estaba pensando escribir un articulo (no soy periodista) sobre A-Rod para tratar ese mismo tema del que habla oNoFR3 y usted. La esencia de mi articulo es que primero que Alex van a ser recordados miles de peloteros y puedo citar muchos de ellos. A-Rod no sera nunca para los fieles lo que fue Renteria para los Marlins y despues los Giants. David Ortiz. Luis Gonzalez para los Diamondbacks y miles de peloteros mas. La reaccion de Armando Galarraga tras su juego casi perfecto, habran miles de anecdotas de las cuales hablar y no del dopado arrogante con sus numeros y todo A-Rod.

Como dice su frase al beisbol nunca se le acaba la imaginacion, y lo de Braden sencillamente fue espectacular. desde hace rato creo en los dioses del Beisbol no puede ser otra cosa. saludos desde Cuba. no existe otro deporte como el beisbol.