sábado, 3 de septiembre de 2011

Bienvenidos a la Era de la Información (1 de 2)

Para no perder la costumbre Beisbol en palabras saca el parche del ojo, la pata de palo y el perico, se pone pirata y al mismo tiempo espeso.
Este artículo de John Stark nos cuenta y explica el impacto que han tenido la información y la tecnología en el beisbol durante los últimos años. No es por presumir, pero este texto si es un tanto más complejo que los que habitualmente se publican, pero es igual o más beisbolero de los acostumbrado.
Debido a la extención del texto -que fue publicado originalmente en el portal de ESPN en inglés, el 30 de agosto pasado y del que sólo la traducción corre por nuestra cuenta- decidimos dividirlo en dos partes, y aquí tienen la primera de ellas.

Foto: Michael Zagaris/Getty Images
Conocimiento es poder: La omnipresente iPad está cambiando la
aproximación de los jugadores hacia el beisbol

Jayson Stark

Alguna vez todo fue simple. Los pitchers pitchaban. Los bateadores bateaban. Y si las estrellas estaban alineadas, alguien con un guante atrapaba las pelotas bateadas. Y era así como se decidían los juegos de beisbol.

Hombre, cuán 1963 se oye ese, ¿verdad?

Si usted cree que así es como se deciden los juegos de béisbol en estos días, es muy posible que siga escuchando música en un disco grabado. Y recorra la ciudad completa tratando de comprar rollo para su cámara. Y buscando números telefónicos en el directorio.

Amigos, ya no vivimos en ese planeta. Y tampoco lo hace el hermoso deporte del béisbol –no importa cuán sin cambio parezca desde lejos en tu viejo televisor blanco y negro.

Aquí, en su lugar, está el planeta en el que vivimos hoy:

Es un planeta en el que el manager de los Tampa Bay Rays, Joe Maddon, abre su iPad en un Starbucks, el da un sorbo a su taza de te de la mañana y se sumerge en las tablas de información que dictan la loca formación defensiva que el equipo está por ponerle enfrente a David Ortiz esa noche.

Es un planeta en el que Troy Tulowitzki puede pedalear en su bicicleta de ejercicio mientras mira cada lanzamiento que Tim Hudson le ha tirado en los últimos cinco años.

Es un planeta en el que es más fácil encontrar un video de cada cambio de velocidad que Ricky Romero ha lanzado con cuenta de dos strikes y corredor en primera que encontrar un foco en un Home Depot.

En otras palabras, es un planeta que ha sido tragado completo por la tecnología, por los datos, por el puro, gigante, imparable, embate de la información.

Y esa era de la información no sólo ha trasformado el béisbol. Prácticamente lo ha revolucionado, y lo ha hecho en menos tiempo del que le toma a Ronnie Paulino completar su vuelta a las bases luego de un jonrón.

“Creo que es realmente el segundo renacimiento del béisbol,” dijo Joe Maddon, un visionario cuya inclinación por la tecnología, la información y el pensamiento “fuera de la caja”, lo han hecho, para todo fin y propósito, el Steve Jacobs de los managers.

El primer renacimiento, asegura Maddon, llegó con Branch Rickey entre las décadas de 1920 y 1940, cuando Rickey fue pionero en el uso de los sistemas de desarrollo de jugadores y de las estadísticas.

¿Y el segundo renacimiento? Ha estado ocurriendo, casi de manera imperceptible, en el trascurso de la última década –pero en mayor grado, sólo en los últimos dos o tres años. Mirando hacia atrás, no es difícil darse cuenta del por qué. De vez en cuando, un montón de fuerzas poderosas en el universo convergen en nosotros al mismo tiempo. Y lo que hacen es cambiar absolutamente todo. Bueno, esta es, oficialmente, una de esas ocasiones. Tan sólo piense:

-De repente, usted puede ver cada uno de los 3 millones de juegos de béisbol que se jugarán esta temporada –en la sala de su casa, en su laptop, incluso en su teléfono.

-De repente, mientras usted estaba ocupado lavando su ropa o haciendo el draft para su equipo de fantasía o algo por el estilo, el mundo ha sido invadido por un ejército de magos de las sabermetrics, capaces de calcular el FIP (Fielding Independent Pitching) de Justin Verlander como visitante, contra equipos con récord menor a .500, en juegos en los que más del 20 por ciento de sus lanzamientos son curvas –y que además son capaces de entender lo que todo eso significa.

-De repente, gracias a esos genios creativos de Apple, un clubhouse promedio en las Grandes Ligas parece tener más iPads que guanteletas de bateo.

-De repente, los clubhouses están siendo ocupados por una nueva generación de ciudadanos del béisbol avezados en temas tecnológicos que son capaces de utilizar todas esas cosas. Todas. Cada segundo de cada día.

Entonces, el impacto de ese renacimiento tiene más consecuencias de las que cualquiera de nosotros puede comprender. Pero después de trabajar en esta nota por meses, hemos concluido que hay un grupo de personas en el beisbol que ha sentido el impacto más que ningún otro:

Los bateadores.

¿Cómo? Bueno, estamos seguros de que si se hiciera una encuesta entre todos los fanáticos del beisbol sobre por qué el número de carreras por partido y los promedios de bateo han bajado en los últimos cinco años, 99 por ciento de los encuestados responderán que es por los esteroides –o la falta de ellos.

¿Y saben qué? No estarán errados. Pero hay otra fuerza que, ahora creemos, ha sido casi igual de poderosa: la información.

Incluso los propios bateadores han empezado a creerlo también. Hubo un tiempo en el que ellos creyeron que el batear los enfrentaba directamente contra un pitcher. Ahora ya no están tan seguros. En estos días, asegura el jugador de los Washington Nationals, Jonny Gomes, “uno puede alegar que ya no se trata de un mano a mano. Ya no se trata solamente de tú contra él”.

¿En serio? Pero si no se trata de “tú contra él”. ¿De qué demonios se trata?

“Tú contra el mundo”, dice Gomes con una carcajada. “Por lo menos así parece”.

Bueno, así parece por una buena razón –una razón que estamos por descifrar-, cuando ESPN.com examine la Era de la Información.

Viene el lanzamiento
En el principio, no se necesitaba tener un doctorado del MIT para entender el arte de la selección de lanzamientos. Si tú tenías una buena recta, la lanzabas. Y si a 60 pies de distancia había un tipo grande y fuerte que podría batearla, la lanzabas más fuerte.

Hombre, que concepto tan tonto era ese.

¿Quiere tener una idea de qué involucra una selección de lanzamientos ahora, en el año 2011? Escuche cómo el coordinador de video de los Colorado Rockies, Brian Jones –quien asegura que él y los Rockies fueron los primeros en usar el iPod para darle a los jugadores videos con información personalizada, hace cinco años-, lo describe. Usted no creerá que estemos hablando del mismo deporte.
Digamos que usted es un coach de pitcheo o un catcher, y tiene un lanzador derecho que abrirá un juego esta noche contra los Houston Astros. Usted agarra su iPad, abre su aplicación favorita y escribe, por decir un ejemplo, “Carlos Lee.” Esto es lo que se sucederá:

“Uno tiene todos esas opciones que puede cambiar”, asegura Jones. “Digamos que quieres ver a todos los pitchers derechos contra Carlos Lee. Te mostrará una zona de strike y un tipo parado junto a ella, y te me mostrará cada lanzamiento. Luego podrá separarlas por fecha. Puede establecer un periodo de tiempo y eso le dará las estadísticas, el número y el tipo de lanzamientos, el porcentaje de swings y fallas, todo lo que uno pueda pensar, de esas fechas.

“Entonces puede cambiar y decir: ‘Quiero ver todos los lanzamientos bajos y afuera.’ Y cambiará cada uno de los datos a cada lanzamiento abajo y afuera. Puede dibujar un área específica en la zona de strike (o fuera de la zona de strike) y ver todas las pichadas en esa localización. Entonces, una vez que la dibujó, le mostrará los datos, todas las estadísticas y números para el área que seleccionó y el tipo de lanzamientos.

“Puede cambiar variables como corredores en posición de anotar, adelante en la cuenta, atrás en la cuenta, séptimo inning, cualquier cosa que se le ocurra. Cualquier situación que quiera revisar, está disponible para ser vista.”

Pero, ¿piensa que todo esto se detiene aquí? Oh, no. Todas esas estadísticas están sincronizadas a una base de datos que contiene videos de cada lanzamiento. Entonces, si usted quiere ver cómo reacciona Lee con cada slider, bajo y afuera, que cada pitcher derecho le ha tirado en cuenta de 1 bola y 2 strikes desde 2006, eso ahora es posible. No tiene que leerlo. Pulse la pantalla de su iPad y véalo.

Y sí usted no cree que ver todas esas pitchadas le da al pitcher un sentido de confianza en un lanzamiento completamente diferente que leer un reporte de scout o una hoja impresa, sólo podemos responderle: ¿Está bromeando?

“Ahora usted puede ver las veces que quieras a un bateador fallar un swing ante determinado lanzamiento,” dice Derek Lowe, uno de sólo cinco pitchers activos cuya carrera empezó en 1997 o antes. “Luego entonces, cuando estas listo para tirar ese lanzamiento en un juego, tienes la imagen mental de ese bateador haciendo swing y fallando a un slider 20 veces, yo sé que no puede conectarlo, porque lo ví intentarlo y fallar durante 15 minutos en un video”.

Abajo en la cuenta
En el principio (o desde 1889, por lo menos), cuatro bolas equivalían a una base por bolas. Pero tres bolas eran equivalentes a algo diferente: una recta por el centro del plato.

Por más de un siglo, los bateadores tuvieron fe en que si eran lo suficientemente pacientes, si se iban adelante en la cuenta, se suponía que serían recompensados. Se suponía que tendrían una recta bateable. Y a lo largo de todos esos años, así fue en la mayoría de las ocasiones.

Hombre, ¿qué ha sido de todos esos años?

“Mira en cuántas supuestas ‘cuentas de recta’ los pitchers no tiran rectas,” dice el primera base de los Phillies, Ryan Howard. “He tenido esta conversación con un montón de tipos. La tuve con Mark Teixeira hace uno o dos años, llegamos a la conclusión de que ya no existe tal cosa como las ‘cuenta de recta’.”

Ok, eso no es absolutamente cierto. Pero los datos demuestran consistentemente que actualmente se tiran menos rectas en ‘cuentas de recta’ que durante cualquier otro punto de la historia en el que existiera el rastreo de lanzamientos.

Le pedimos a nuestros amigos de Inside Edge que estudiaran todas las cuentas de 1 bola sin strikes, 2 bolas sin strikes, 2 bolas y 1 strike, 3 bolas sin strikes y 3 bolas con 1 strike de los últimos 10 años. Ellos encontraron que el porcentaje de rectas lanzadas ha disminuido consistentemente en todas esas cuentas, excepto en la de 3 bolas sin strikes.

Lo que es realmente fascinante es cuanto ha caído ese porcentaje en los últimos dos años. Veamos.

Perdiendo velocidad
Porcentaje de rectas lanzadas en cuentas favorables al bateador

Cuenta 2009 rectas % 2011 rectas %
Todas 74.5 72.1
1-0 69.5 67.3
2-0 82.1 79.7
2-1 69.1 66.8
3-1 85.8 83.5

Ok, esas todavía son un montón de rectas. Pero recuerde, una reducción de 2 o 3 por ciento representa muchas, muchas pitchadas, sólo en esas cuentas, en el trascurso de una temporada. E incluso, esos datos, asegura Kenny Kendrena de Inside Edge, son engañosos porque incluyen la ‘recta cortada’ como recta, ya que Inside Edge empezó a clasificar los ‘cutters’ como un diferente tipo de pitchada apenas hace poco tiempo. Lo que indica que los porcentajes de verdaderas rectas son, por mucho, más bajos.

“Incluso puedes estar en cuenta de 3 bolas y 2 strikes y a veces recibes un lanzamiento muy difícil,” dice Howard. “Ya no tienes manera de saber qué pichada es la que vendrá”.

Bueno, si Howard es particular tiene ese sentimiento, los datos nos muestran exactamente el por qué: Él ve menos rectas en ‘cuentas de recta’ (55 por ciento) que cualquier otro bateador de las ligas mayores. Y el porcentaje se ha desplomado dramáticamente de 77.8 por ciento cuando llegó por primera vez a las mayores -en septiembre de 2004-, a 64.7 por ciento en 2005 -temporada en la que ganó el trofeo de Novato del Año-, a 50 y tantos por ciento a la fecha. Cuanta diversión.

Pero si a la miseria de bolas rectas le gusta la compañía, Howard tiene un montón. Inside Edge nos da los datos de los ocho bateadores que han visto menos de 60 por ciento de rectas en ‘cuentas de recta’ este año, entre los bateadores con al menos 100 pitchadas en esas cuentas.

Esperando por velocidad
Bateador Rectas en ‘cuenta de recta’ %
Ryan Howard 55.0
Prince Fielder 55.1
Matt Kemp 56.2
Alfonso Soriano 57.7
Jose Bautista 58.2
Laynce Nix 59.4
Brian McCann 59.4
David Ortiz 59.8

Tres tipos de esa lista –Fielder, Kemp y Ortiz– han visto una mayor fluctuación de ese porcentaje en comparación con el año pasado. Fielder vio 65.1 por ciento de lanzamientos en recta la temporada anterior. Kemp vio 66.5 por ciento y Ortiz, 68.9 por ciento.

Bienvenidos al maravilloso mundo de la tecnología. Tan pronto como los datos muestran que alimentar a esos hombres con rectas en determinadas localizaciones puede ser peligroso para los Porcentajes de Carreras Limpias Admitidas, la liga hace ajustes…inmediatamente. Entonces cuando la gente empieza a hablar de la Era del Pitcher, sin duda la primera cosa que piensan los bateadores es: “Ya no existe tal cosa como una ‘cuenta de recta.’”
“Tipos que tienen control están tirando esas pichadas sin velocidad en la zona de strike en cualquier tipo de cuenta que quieran,” asegura Howard. “Entonces yo creo que eso es un factor muy importante en todo esto”.