martes, 28 de julio de 2009

Beisbol en palabras I

(managers)

Luego de tres textos tan pinches como los que llevo, necesito rescatar de alguna manera el rating del blog, así que usaré el viejo truco del plagio.

Esta es la primera entrega (de no sé cuantas) de frases y anécdotas de beisbol. Ante tanta elocuencia y oportunidad, no hace falta mayor introducción.

Para respetar las jerarquías, empezamos con los managers:

John McGraw
Manager de los Baltimore Orioles (1899-1902) y los New York Giants (1902-1932). Con los Giants consiguió 8 títulos de la Liga Nacional (1904, 1911, 1912, 1913, 1917, 1923, 1924 y 1925) y 3 Series Mundiales (1905, 1921 y 1922). 33 años como dirigente. 4 mil 769 partidos. 2 mil 763 ganados y mil 948 perdidos.

“Hay sólo un juego, y ese juego es el beisbol”

“El uno por ciento de los jugadores de beisbol es líder de hombres. El otro 99 por ciento es seguidor de mujeres”.

“Con mi equipo soy un zar absolutista. Mis hombres lo saben: yo ordeno las jugadas, ellos obedecen. Si no lo hacen, los multo”.

Sparky Anderson
Manager de los Cincinnati Reds (1970-1978) y de los Detroit Tigers (1979-1995). Con los Reds ganó dos campeonatos de la Liga Nacional (1970 y 1972) y dos Series Mundiales (1975 y 1976) con la dinastía de Cincinnati conocida como La Gran Maquinaria Roja. Con los Tigers ganó la Serie Mundial de 1984. 26 años como dirigente. 4 mil 030 partidos. 2 mil 194 ganados y mil 834 perdidos. Fue el primer manejador en ganar Series Mundiales con equipos de ambas ligas.

“La única cosa que creo es esta: A un jugador no tiene que caerle bien su manager, no tiene que respetar su manager. Todo lo que tiene que hacer es obedecer las reglas”.

“No puedo creer que nos paguen por jugar beisbol, algo que hacíamos gratis cuando éramos niños”.

“Si alguna vez encuentro a un pitcher que tenga una recta con mucha velocidad, una buena curva y un slider, consideraré seriamente casarme con él, o por lo menos proponérselo”.

“Entiendo a la gente que nos abuchea. Es como cuando vas a un espectáculo de Broadway, pagas tus boletos y esperas que te entretengan. Cuando no lo hacen, tienes derecho a quejarte”.

“Mi idea de dirigir es darle la pelota a Tom Seaver y sentarme a ver su trabajo”.

“Los jugadores tienen dos cosas que hacer: Jugar y mantener la boca cerrada”.

(Después de perder 16 carreras a 4 contra los Twins) “La única razón por la cual vendré al parque mañana es porque el calendario dice que tengo que hacerlo”.

Connie Mack
Manager de los Pittsburgh Pirates (1894-1896) y los Philadelphia Athletics (1901-1950). Con los Athletics ganó 4 campeonatos de la Liga Americana (1902, 1905, 1914 y 1931) y 5 Series Mundiales (1910, 1911, 1913, 1929 y 1930). 53 años como dirigente. 7 mil 755 partidos. 3 mil 731 ganados y 3 mil 948 perdidos. (Poseedor de los récords de más partidos dirigidos, ganados y perdidos).

“Cualquier minuto, cualquier día, un jugador puede romper un récord que haya estado ahí por mucho tiempo. Esa es una de las cosas que hace fascinante este juego, las sorpresas inesperadas”.

“No importa de qué esté hablando, siempre regreso al beisbol”.

“Naciste con dos strikes en contra, asegúrate de poncharte tú solo”.

“Hay sólo un manager, y se llama John McGraw”
(en referencia a la frase de McGraw que abre esta lista).

Casey Stengel
Manager de los Brooklyn Dodgers (1934-1936), Boston Bees (1938-1940), Boston Braves (1941-1943), New York Yankees (1949-1960) y New York Mets (1962-1965). Con los Yankees ganó 3 campeonatos de la Liga Americana (1955, 1957 y 1960) y 7 Series Mundiales (1949, 1950, 1951, 1952, 1953, 1956 y 1958). 25 años como dirigente. 3 mil 766 partidos. Mil 905 ganados y mil 842 perdidos.

“El buen pitcheo siempre detendrá al buen bateo y viceversa”.

“Ser manager es que te paguen por los jonrones que pegan otros”.

“El secreto de dirigir es mantener a los jugadores que te odian alejados de los que todavía están indecisos”.

Whitey Herzog
Manager de los Texas Rangers (1973), California Angels (1974, sólo cuatro partidos), Kansas City Royals (1975-1979) y St. Louis Cardinals (1980-1990). Con los Cardinals ganó 2 campeonatos de la Liga Nacional (1985 y 1987) y 1 Serie Mundial (1982). 18 años como dirigente. 2 mil 409 partidos. Mil 281 ganados y mil 125 perdidos.

“Lo que se necesita para ser un manager exitoso es: sentido del humor y un buen cuerpo de lanzadores relevistas”.

“El beisbol ha sido bueno conmigo desde que renuncié a jugarlo”.

“La única manera de hacer dinero como manager es ganar en un equipo, ser despedido y luego ser contratado por otro equipo”.

“Para ser contendientes sólo necesitamos dos jugadores: Babe Ruth y Sandy Koufax”.

“Necesitamos tres tipos de pitcheo: pitcheo zurdo, picheo derecho, y pitcheo de relevo”.

Tom LaSorda
Manager de Los Angeles Dodgers (1976-1996). Ganó 2 campeonatos de la Liga Nacional (1977 y 1978) y 2 Series Mundiales (1981 y 1988). 21 años como dirigente. 3 mil 041 partidos. Mil 599 ganados y mil 439 perdidos.

“Al ochenta por ciento de la gente a la que le cuentas tus problemas no les importan, el otro veinte por ciento por ciento se alegra de que los tengas”.

“El beisbol es como manejar: lo que importa es quién llega a casa a salvo”.

“Hay gente que me pregunta si estoy cansado. ¿Cómo puedes cansarte de hacer algo que amas? Te pregunto: ¿alguna vez te cansarías de besar a una chica bonita?”.

“Me encantan los dobles juegos. De esa manera puedo tener puesto el uniforme más tiempo”.

“Ahora caminar por el dugout es como hacerlo en una clínica. Tenemos cuatro doctores, tres terapistas y cinco masajistas. Cuando yo llegué a las Grandes Ligas teníamos un masajista que cargaba una botella de alcohol de curación y para la séptima entrada ya se la había bebido toda”.

“Hay tres tipos de jugadores: los que hacen que las cosas pasen, los que ven lo que pasa y los que se pregunta qué es lo que pasa”.

“Cuando ganamos, soy feliz y como mucho. Cuando perdemos, me deprimo y como mucho. Cuando el juego se suspende por lluvia, estoy desencajado y como mucho”.

“No, mi equipo no hace trampa. Y si la hiciéramos, no te lo diría”.

“Si empiezas a preocuparte por la gente en las tribunas, muy pronto estarás en la tribuna con ellos”.

Luego de la deslumbrante temporada de Fernando Valenzuela en 1981, se especulaba cuánto pediría en su nuevo contrato. En una conferencia de prensa varios reporteros le preguntan a Tom LaSorda si sabe las pretensiones de Valenzuela y éste responde:

“Quiere que le regresemos Texas”.

Días después, Valenzuela pidió a los Dodgers un millón de dólares. Otra vez LaSorda:

“Llevo todo el año enseñándole a hablar inglés y las únicas dos palabras que aprendió fueron: one million”.